1’5l de agua al día

Hace poco más de un mes decidí emprender un reto que me rondaba por la cabeza hacía mucho, mucho tiempo: beber un litro y medio de agua cada día durante un mes. Algunos diréis: “pfffff, menuda chorrada. Yo eso lo hago desde siempre”. Pero en mi caso ha sido un cambio importante en mi rutina. Creo que nunca en la vida había bebido esta cantidad de agua a diario, a pesar de ser lo recomendado.

Mis motivos:
  • La mayoría de profesionales de la salud recomiendan beber entre 1’5 y 2 litros de agua al día. El cuerpo humano está compuesto en un 70% de agua, parece razonable que deba ser parte importante de nuestra dieta, ¿no?
  • Ayuda a controlar el hambre y por tanto, a mantener el peso a raya. Parece ser que muchas veces confundimos la sensación de sed con hambre y picamos entre horas, cuando en ralidad sólo necesitaríamos un vaso de agua.
  • El estado de la piel mejora. Está muy bien hidratar la piel desde fuera con cremas hidratantes, pero también es necesario e importante hacerlo desde dentro.
El proceso:

La primera semana me lo tomé con mucha energía. Tenía esa motivación incansable de cuando empiezas algo nuevo y no me costó conseguir el reto diario. Iba a todas partes con mi botella de litro y medio a todas partes y a cada rato le pegaba un trago. Eso sí, el baño se convirtió en mi amigo más visitado. ¡Eso era un no parar!

La segunda semana la cosa cambió. La motivación inicial ya había perdido su fureza y me empezaba a salir el agua por las orejas. Era como si a mi cuerpo no le hiciera falta tanta agua. Y de hecho, después de vivir tantos años con menos cantidad, quizá se había acostumbrado a funcionar con menos recursos. Así que supuse que debía tener paciencia y esperar a ver si mi cuerpo se adaptaba a la nueva rutina. Algo que también cambió fue el número de visitas al baño, ¡menos mal! Así que parecía que sí, que mi cuerpo se iba adaptando.

La tercera semana fue bastante curiosa. La motivación y energía había desaparecido por completo, ¡jajaja! Lo único que me animaba a seguir era poder escribir este post… Ya que había empezado el reto, quería acabarlo. Lo curioso es que, a pesar de que la botella ya no me acompañaba a ninguna parte y a menudo incluso me la olvidaba en el dormitorio, llegaba un momento en el día en el que tenía una sed tremenda. Podía beber más de medio litro del tirón. Había acostumbrado a mi cuerpo a tener una cantidad de agua y ahora que no estaba siendo tan exigente a lo largo de todo el día, él solito me la pedía. Así que seguí bebiendo el litro y medio sin problemas.

La cuarta semana fue la más dura. Me pilló en unos días muy intensos y de mucho trabajo fuera de casa, con poca regularidad de horarios y comidas… Un desastre, vamos. ¡Llegaba a casa y no había bebido ni dos tragos de agua! Y durante la cena, venga, toda la botella para adentro, y luego toda la noche haciendo pis… No os lo recomiendo.

Resultados:

Pues bien, aunque no puedo decir que esta experiencia ha marcado un antes y un después en mi vida, sí que hay algunos aspectos positivos que puedo remarcar.

  • Seguramente estoy más sana. Sabemos que el agua ayuda a purificar el organismo y aunque no lo note directamente, estoy segura que mi organismo está mejor ahora que unos meses atrás.
  • Piel más hidratada y luminosa. No es que haya un antes y un después espectacular, pero sí que nota. Al menos yo lo noto.
  • ¡- 2 kg! Sí señores. Esos dos kilos que no me sacaba de encima de ninguna manera se han ido por arte de magia en un mes… Sólo por esto ya me ha valido la pena el experimento.
  • La satisfacción de proponerme algo saludable y conseguirlo. Yo siempre digo que la fuerza de voluntad es un músculo y hay que ejercitarlo. Este reto me ha servido para trabajar este aspecto y estoy contenta y satisfecha.
  • Después de acabar el mes, ya no me obligo a beber el litro y medio de agua, pero he visto que bebo bastante más que antes. Eso significa que he reeducado mi cuerpo y he salido ganando 🙂

¿Que dices que quieres hacerlo tú también? Pues venga, no te lo pienses y empieza mañana mismo. ¡Todo son ventajas!

 

 

Si te ha gustado este post, comparte, porfa! Y si te animas y me dejas un comentario, ya me vuelvo loca!! :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.