Calendario de limpieza

Me encanta buscar por Pinterest imágenes de decoración para inspirarme, pero solo para eso, pues tengo claro que, en mi casa, si llego a conseguir que un rinconcito quede de foto, a los dos segundos ya está patas arriba otra vez, y es que con dos peques en casa el orden y la decoración pasan a un segundo (o tercer) plano.

De todas formas yo no me doy por vencida, me encanta leer artículos de decoración y orden, e intentar poner en práctica muchas de las ideas que encuentro.

Hace unos meses, buscando ser más eficiente en las tareas de casa decidimos hacer una tabla para organizarnos. Hasta el momento íbamos haciendo sobre la marcha. Cuando algo estaba sucio lo limpiábamos y cuando algo estaba desordenado lo ordenábamos. Pero a medida que hemos ido ampliando la familia ese sistema nos ha dejado de funcionar… Se nos iban acumulando tareas por todas partes y la casa siempre parecía estar desordenada y sucia. Incluso llegó un momento que para mí era un problema si algún amigo o familar se presentaba en casa por sorpresa, me moría de vergüenza! Así que decidimos buscar un sistema que pudiéramos adaptar a nosotros y que nos funcionara.

Lo primero que hicimos fue decidir qué tareas necesitábamos hacer cada día. Nos dimos cuenta que para nosotros había ciertos imprescindibles y estos fueron la cocina (es la zona de la casa que más se ensucia, ya que desayunamos, comemos y cenamos en ella, además de lo que se ensucia al cocinar), mantener el orden y guardar las cosas en su sitio en toda la casa en general y poner una lavadora.
Luego hicimos una lista de las zonas de la casa y otras tareas y las repartimos entre los siete días de la semana.
Para acabar identificamos aquellas cosas que sólo hacemos de vez en cuando: la escalera exterior, la puerta de la calle y el garage. A éstas les dimos un día del mes, el primer viernes de cada mes la escalera, el segundo la puerta y el tercero el garage.

Y esto fué lo que nos quedó:

Cada día: Cocina, orden, lavadora

Lunes: Dormitorios

Martes: Baño dormitorio

Miércoles: Baño niños

Jueves: Suelo cocina, resituar objetos perdidos

Viernes: Entrada, (1º escalera exterior, 2º puerta calle, 3º garage)

Sábado: Salón-comedor

Domingo: Baño pequeño

Y te preguntarás ¿y qué es eso de los objetos perdidos que hay en el Jueves? Pues eso es un truquillo que me contó una amiga. Se trata de que cuando te pones con una zona de la casa, no vas dando viajes para guardar lo que no pertenece a esa zona, sino que tienes por ahí una cesta o una bolsa y vas metiendo todo lo que no debe estar en esa habitación. Así te ahorras unos cuantos kilómetros arriba y abajo y lazona que estás limpiando y ordenando queda lista antes. Mi intención es recolocar las cosas de la bolsa a lo largo del día, pero si no puede ser, el Jueves es el día que sí o sí me dedico a devolver los objetos errantes a su lugar de origen.

Y también te preguntarás ¿y sólo limpiáis el baño una vez a la semana? Pues sí! Pero no… Es decir, a fondo sí, pero si a media semana o cada día hace falta echarle un flis-flis al WC y darle un repaso pues se hace, que son 5 minutos. A algunos les parecerá que una vez a la semana es poco y a otros que es mucho… Depende del baño, de cómo se use y de cuanto se use… Lo importante es encontrar la fórmula que le funcione a cada família y a nosotros así nos funciona, de momento.

Pues bien, después de unas semanas de prueba para ver cómo nos funcionaba, la verdad es que nos quedamos muy sorprendidos con los resultados! Tengo la sensación de que limpiamos menos tiempo y desde luego de una forma más efectiva, la casa se ve limpia y ordenada y es sencillo encontrar las cosas. Además, al ser un sistema flexible y adaptable, si un día necesitas o te apetece tomarte un respiro, pues no pasa nada, al día siguiente recuperas y ya está.

Un par de recomendaciones para acabar de rematar el tema.
La primera: un sitio para cada cosa. Parece una tontería pero es importantísimo que no haya cosas andando por casa sin pertenecer a ningún lugar en concreto. A parte de dar un aspecto más desordenado a la casa, es un problema cuando lo necesitas porque no sabes dónde está. Tengo que reconocer que este punto todavía no lo tenemos por la mano… En casa aún hay muchas cosas que no tienen sitio y a veces hay un poco de caos… ¡Estamos en ello!
La segunda: recoger al acabar. Parece una tontería también, pero si después de tomarte un café metes la taza en el lavavajillas, después de comer recoges la cocina, después de jugar se recogen los juguetes y antes de acostarte colocas bien los cojines del sofá, por ejemplo, ya queda hecho y la pereza no podrá jugarte una mala pasada. El “ya lo haré luego” no es buen amigo del orden.

A ver qué os parece y si os sirve.

¡Un abrazo!

Si te ha gustado este post, comparte, porfa! Y si te animas y me dejas un comentario, ya me vuelvo loca!! :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.