Como hemos (casi) acabado con la DA

¡Pues sí! Puedo decir que mi hija mayor, Pichulina, casi ya no tiene brotes de dermatitis atópica. Casi no me lo creo… Si hace un par de años alguien me lo hubiera dicho me hubiera puesto a reír… o quizá a llorar, porque la verdad es que estábamos desesperados.

Es cierto que con la edad los brotes se van espaciando, y Pichulina ya tiene tres años y medio, así que era de esperar que la cosa fuera a menos a medida que iba creciendo. Pero el cambio ha sido bastante radical desde que empezamos a hacer algo distinto en nuestra rutina habitual y eso es lo que os quiero contar.

Durante estos años hemos intentado hacer cambios, siempre uno a uno para ver si algo generaba un cambio en la piel de la peque. Hemos probado distintos jabones para la ropa, distintas cremas hidratantes y jabones para el cuerpo, antes de hacer la prueba de alergias retiramos la leche y también el huevo, que son los alimentos que más alergias desencadenan, probamos cambios en la ropa, que si el algodón, que si la lana… En fin. ¡Hemos probado de todo!

Y hace unos meses probamos en reducir los baños (o duchas). Hasta el momento Pichulina se bañaba cada día o días alternos. Siempre intentábamos que fueran baños cortos o duchas, pero le encanta el agua y nos sabía mal privarla de estos ratos de diversión. Pensábamos que no habría para tanto… Pero ¡estábamos equivocados! Decidimos empezar a ducharla sólo (!!!) dos veces por semana (y duchas cortas de 5 minutos) y su piel lo ha agradecido inmensamente. Ya sé que parece poco, sobretodo para una niña que va al colegio, que va al parque, que juega con tierra, que cuando come se ensucia bastante, que toca de todo y más… en fin, puedes pensar que es una guarrada… Yo lo pensaba. Por eso a diario lavamos ciertas partes del cuerpo para mantener la higiene a raya. Lavamos manos varias veces al día, en abundancia, para que queden las uñas tan limpias como cuando sale de la bañera y también lavamos el culito cada mañana antes de vestirse. Evidentemente si un día que no toca ducha viene del cole llena de tierra o harina o cualquier otra cosa con la que han jugado, no hay más remedio que meterla debajo del agua… Pero por norma general intentamos respetar los dos días a la semana.

También es cierto que a esta edad no sudan mucho, así que no hace falta retirar el sudor. A medida que los niños van creciendo sudan más y el sudor puede irritar la piel. Entonces hay que duchar sí o sí. Pero bueno, cuando lleguemos a ese momento ya veremos qué hacemos. Quizá la piel de Pichulina ya haya madurado y ya no tengamos ese problema 🙂 Yo de momento estoy loca de contenta porque la veo bien, sin picor, sin irritaciones, hace meses que no toma antihistamínico y que no usamos corticoides… Es verdad que la niña no huele a jabón, ¡jajaja! Pero compensa.

Espero que os sea útil. ¡Un abrazo!

Si te ha gustado este post, comparte, porfa! Y si te animas y me dejas un comentario, ya me vuelvo loca!! :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.