Dermatitis atópica

Mi hija mayor, Pichulina, tiene dermatitis atópica. Ella está en ese 20% de los bebés y niños que sufren este problema en la piel.

La piel de estos niños es más seca de lo normal y segrega menos grasa, la cual nos protege de agentes externos a los que estamos expuestos en el día a día, y por eso se irrita con mayor facilidad. Esa irritación produce muchísimo picor, a causa del picor se rascan y eso produce más sequedad y eccemas. Es el pez que se muerde la cola.

¿Qué podemos hacer para cuidar la piel con DA y espaciar los brotes al máximo?

La ropa que esté en contacto directo con la piel debería ser de algodón (y si puede ser orgánico y sin colorantes, mejor que mejor). Cada vez es más difícil encontrar ropa 100% de algodón, pero no es imposible.

Tenemos que ser muy cuidadosos con el polvo, ya que los ácaros (unos insectos imperceptibles a la vista que proliferan en el polvo) son un gran irritante para la piel atópica. Además de pasar la aspiradora habitualmente y quitar el polvo de estantes y otros muebles, debemos ventilar bien la habitación, ya que a los ácaros no les gustan los cambios de temperatura.

También cuidado con el sudor. Con el sudor se pegan a la piel sustancias irritantes como el polen, la contaminación, el polvo, etc. Por eso es conveniente una ducha rápida, incluso sin jabón, para retirar el sudor. A veces, Pichulina se levanta de la siesta sudadísima y con la cabeza chorreando… Se pasaba la tarde rascando y fatal, hasta que decidimos dar una ducha rápida al levantarse y se acabaron los problemas.

Para el baño (o incluso mejor, ducha), hay que usar jabones especiales para dermatitis atópica y después secar sin frotar, para que la capa de grasa que dejan estos jabones se quede en la piel, como protección.

Y en verano, cuidado con las piscinas de cloro ya que también puede irritar las pieles atópicas. Una vez fuera de la piscina conviene ducharse para quitar el cloro y si se puede escoger, mejor bañarse en piscinas de sal o en el mar.

Para el cuidado del día a día, es necesaria mucha hidratación. Mucha, mucha, mucha. Hay miles de cremas en el mercado para la dermatitis atópica y no hay forma de saber cual es la mejor para cada niño, solo hay una forma de encontrar la buena para su piel y esta es probar… Pero lo importante es hidratar constantemente para que la piel no se reseque. En nuestro caso hidratamos 3 veces al día. Antes de vestirse para ir al cole, después de la siesta y después de la ducha.

Y luego está la comida. A Pichulina le hicimos pruebas de alergia y salió todo negativo, pero aun así hay que vigilar con la comida, ya que hay alimentos que son ricos en histaminas, justo lo contrario de lo que la dermatitis atópica necesita. Justamente para el picor se les da antihistamínico, y no sería muy lógico darles por otro lado alimentos ricos en histaminas, sería como tomarse un café por un lado y una tila por otro… Entre los alimentos más ricos en histaminas se encuentran el chocolate, la vainilla, los frutos secos, los embutidos y quesos curados, alimentos enlatados y alimentos ricos en colorantes (batidos, chuches, yogures de sabores, etc).
Uno de los distintos dermatólogos que visitamos cuando nuestra peque estaba tan mal nos dijo que los niños con dermatitis atópica tienen que comer mejor que nadie, comida hecha en casa, nada de preparados, mucha fruta y verdura y pocos azúcares y grasas.

Si con todo eso no podemos evitar un brote, entonces hay que tratarlo de forma distinta. En nuestro caso el dermatólogo que nos ayudó más nos hizo una receta de una crema con corticoides para las zonas con eccema. También nos dió una crema para la hidratación diaria, un aceite para la hidratación durante el brote (ya que la hidratante pica mucho si hay eccema) y antihistamínico para el picor.
Llegados a este punto, cada dermatólogo tiene sus preferencias, pero en general la cosa no varía mucho de uno a otro. Nosotros fuimos probando médicos hasta que encontramos uno con el que nos sentimos cómodos en el trato y que acertó con el tratamiento. Little D empezó a mostrar señales de dermatitis atópica con 9 meses y hasta casi los 2 años no dimos con el tratamiento adecuado para su piel. Fueron unos meses difíciles para nosotros, pero sobretodo para ella, ya que tenía mucho picor y estaba inquieta durante el día y se despertaba mucho durante la noche.

En nuestro caso, con el cuidado diario hemos reducido mucho los brotes y a la primera señal de eccema, tratamiento y en dos días ya está bien. La carrera contra la DA es de fondo y cuesta encontrarle el tranquillo, pero al final se puede controlar. Además, se estima que en el 70% de los casos desaparece al llegar a la adolescencia.

Si te ha gustado este post, comparte, porfa! Y si te animas y me dejas un comentario, ya me vuelvo loca!! :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.