Ejercicio posparto

Hoy os quiero contar mi rutina de ejercicio posparto, osea, lo que estoy haciendo para intentar recuperar el cuerpecillo que tenía yo antes de quedarme embarazadísima.

Cuando Pichulín cumplió los 3 meses empecé a sentir la necesidad de empezar a hacer algo de ejercicio. Con Pichulina perdí los kilos del embarazo muy rápidamente, pero con el segundo me estaba costando un poco más y había ahí más flacidez y tres kilillos que no querían irse.

Pensé… ¿qué puedo hacer que queme muchas calorías en poco tiempo, que trabaje en general todo el cuerpo, tonifique y me ponga en forma? ¡Correr! O running, como ahora se llama.

La verdad es que no es la primera vez que me he decidido por esto del running. Ya hace años que voy intentándolo, pero por lo que sea siempre acabo abandonando al poco tiempo. Esta vez me propuse de todas, todas, ponerme en serio. Toda la información que encontré decía que no hay que empezar de golpe, el cuerpo tiene que ir acostumbrándose poco a poco si no queremos lesiones y la mejor manera de empezar es hacer una rutina que intercale caminar y correr.

Yo empecé haciendo un minuto corriendo, dos o tres caminando, dependiendo de cuando me sentía recuperada. Me propuse ir tres veces por semana, a la hora que fuera, en algún momento en que Pichulín Pichulina estubieran atendidos por Jey, o mi madre, o alguna otra persona de la familia. Parece difícil… muchos factores se tienen que alinear. Pero ¡no es imposible!

A la segunda semana ya empecé a ver que podía alargar los tramos de correr y acortar los de caminar. A la tercera semana ya podía correr casi 2 km sin parar. A día de hoy, dos meses después de empezar con la rutina, hago 5 km del tirón, corriendo a un ritmo de 6’30” por km, que no es mucho, pero no está mal. Me siento muy ágil y tonificada. Tengo que decir que los tres kilillos siguen ahí, pero la barriguita posparto ha desaparecido, así que me siento más que satisfecha.

Cosas importantes si no queremos hacernos daño. No hay que forzar la máquina. Correr es un ejercicio de impacto y las rodillas se pueden resentir si nos pasamos. Hay que empezar de forma gradual, tener una buena postura al correr, no torcer los pies y usar zapatillas adecuadas y, si hay dudas, consultar a un especialista, que es el que mejor nos va a aconsejar. Un podólogo nos puede hacer un estudio de la pisada, que nos va a decir si la tenemos pronadora, supinadora o neutra, y en función de eso comprar unas zapatillas u otras. Hay que decir que la mayoría de personas tenemos la pisada neutra, pero no está de más comprobarlo. Y por otro lado también podemos buscar un entrenador que nos haga una rutina personalizada, teniendo en cuenta nuestra forma física, nuestros objetivos, etc.

Para complementar el ejercicio, lo ideal sería llevar una dieta equilibrada. Eso ya es otra cosa… ¡Me encanta el dulce! Y es un placer del que me cuesta mucho prescindir… Pero, como me dijo un día una amiga nutricionista, si se quiere adelgazar de forma saludable, lo ideal es la combinación de dieta con ejercicio. Supongo que la dieta no será la misma si tienes que perder 3 kg, que si tienes que perder 30… En muchos casos, sólo hará falta prescindir de dulces, bebidas azucaradas y marranadas de esas, y eso, más que dieta, es dieta saludable, osea, lo que tendríamos que hacer siempre para estar saludables. Yo he empezado por ahí. Mucha fruta, evitar azúcares innecesarios y bollería y beber mucha agua. Es un esfuerzo, y más ahora que llega el buen tiempo, pero vale la pena, por salud.

Con todo esto, tengo que decir que ¡estoy muy contenta! He visto resultados muy rápidamente y estoy decidida a seguir.

¿¿Comentarios, sugerencias y experiencias?? 🙂

 

Si te ha gustado este post, comparte, porfa! Y si te animas y me dejas un comentario, ya me vuelvo loca!! :)
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.